12 poetas ////// 3 minutos ////// El público decide

Poetry Slam Madrid en Mediodía de Versos. Crónica por Siete Soles

14352396_341383596202419_427954829162082155_o

¡Palabras, palabras, todo palabras!

Del 16 al 18 de septiembre tuvo lugar en Valladolid “Mediodía de versos”, un festival de poesía que reunió a casi cincuenta artistas de toda la geografía española

El popular bar El desierto rojo acogió el Slam Poetry, formato de competencia poética celebrado en el Teatro Zorrilla por primera vez en 2013

“¿Será mejor que no vaya a Valladolid?”, se pregunta un poeta en mitad de su actuación en La piel del oso, concurrido bar en el centro de la capital pucelana. No os asustéis: el verso pertenece a una poesía en broma sobre las ciudades españolas, ya que nadie, ninguna persona, ningún ser humano, se atrevería a cuestionarse la visita a Valladolid durante la celebración de tan magno evento.

La segunda edición de “Mediodía de versos” finalizó el pasado domingo 18 después de tres días de una intensa agenda cultural en la que recitales, conciertos y micros abiertos se sucedieron y simultanearon frecuentados por un público ávido de poesía y emociones. Algunos de los artistas que compartieron lo que mejor saben hacer en el escenario fueron Carlos Salem, Titxu Vélez, Óscar Sejas, Gsus Bonilla, Jon Barrena, Esteban Belmonte, Adria Navarro… así hasta formar una larga lista de escritores y cantantes que desplegaron sus alas y su magia en diferentes locales de Valladolid: Coco Café, El Coloquio de los Perros, Café Beluga o Café Berlín fueron solo algunos de los bares y cafeterías que sirvieron de perfecto decorada a las palabras, palabras y todo palabras, como diría el mismísimo Shakespeare.

Una de las citas más inolvidables del festival, por su novedad y gran acogida, fue el Slam Poetry celebrado en El desierto rojo (tras tres años de parón desde que el Teatro Zorrilla apostó por este formato) y presentado por el poeta gibraltareño y agitador cultural Yanito, miembro de la Asociación de Poetry Slam de Madrid. PSM asumió un rol organizativo en este rincón del festival en afan de cumplir su objetivo de propagar la poesía slam haya donde vaya. Debido a su conocimiento del formato, Yanito condujo el espectáculo de forma muy amena, interpretando algunos de sus hits poéticos al comienzo del show y antes de dar paso a los finalistas de la noche. Los poetas que mudaron su rostro en palabras fueron, en orden de salida, Dani Orviz, Karim Chergui, Agustín Relea Bores, Celia B. Soul, Diego Mattarucco, Luis Cano, Chapu Valdegrama y Susana Ruiz, ocho voces llenas de fuerza y expresividad que lucharon por convertirse en el ganador de una velada llena de inspiración poética, buen vino y excelente ambiente.

Si Dani Orviz desafió al público con sus giros lingüísticos y su ácido sentido del humor, Karim Chergui sedujo a los espectadores con uno de sus poemas más sonados y aclamados, “Por eso me flipa”, una declaración de amor original que mueve el corazón del más insensible. Agustín Relea Bores, una novedad para quien firma esta crónica, sorprendió con un texto provisto de imágenes oníricas y evocadoras, leído con voz firme y poderosa; Celia B. Soul arrasó con una rítmica explicación del porqué de su nombre artístico, ese “Soul” necesario en la vida de cada persona porque “sin alma nada vale”; el cacofónico Diego Mattarucco se metió al público en el bolsillo con su hipnótica poesía sobre las etiquetas, con la que nos invita a despojarnos de todo aquello que frena nuestros sueños en la vida; Luis Cano apuntaló el mensaje de su predecesor para que no dejemos de luchar pues “rendirse es solo coger carrerilla” y “mañana saldrá el sol por donde pueda”; de hecho, con Chapu Valdegrama brilla el sol ya que con sus ingeniosos haikus gastronómicos y opinadores arranca las sonrisas de los oyentes; y, por último, Susana Ruiz que, con su aguja hipodérmica o, dicho de otro modo, su brillante fraseo cargado de crítica sutil y mordaz, emociona al personal al trote de su “¿Sabes cuánto te he querido España? Pues te he mentido”, con el telón de fondo de la crisis y la corrupción.

Como en pocas cosas en la vida, en el Slam Poetry es el público quien manda. Sí, es el asistente, el que presta atención, el que escucha y tiene el arma de la pizarra en su mano quien, después de cada actuación, va puntuando cada una de las poesías. Aquel sábado vallisoletano de Slam fueron el destino y los espectadores los que quisieron que Celia B. Soul, Diego Mattarucco y Susana Ruiz pasaran a la final a batirse de nuevo con sus espadas líricas. El público se lo pone difícil al presentador: “Que sepáis que sois unos cabrones todos”, les dice en complicidad a los asistentes, cuyos calurosos aplausos, la forma de votación de la segunda ronda, no dejan ver con claridad si B. Soul o Mattarucco deberían hacerse con el podio. Finalmente Celia sube al escenario por tercera y última vez, regalando su poesía a una noche que seguirá alimentándose de palabras durante horas en el micro abierto de La piel del Oso. Hay que aprovechar que una ciudad llena de escritores en las calles no es algo que suceda todos los días.

María Sánchez Robles (Siete Soles)

Information

This entry was posted on September 19, 2016 by in temporada 2016 (Especiales), Uncategorized.