12 poetas ////// 3 minutos ////// El público decide

Crónica del Poetry Slam Madrid de marzo 2015 en El Intruso por Siete Soles

Crónica del Poetry Slam de marzo 2015 en El Intruso

Cuando quedan dos horas para que la aguja del reloj marque el comienzo del cinco de marzo, los poetas salen a las calles de Madrid. Poetas que tienen el caminar sigiloso y ágil de los gatos y, como estos, son un tanto nocturnos. No diremos nada de si ambas especies, gatos humanos y animales felinos, comparten esa cualidad de la que siempre se habla cuando se piensa en los maulladores, es decir, si son o no ariscos.

Se cuenta en los mentideros que hay de todo entre los poetas. La leyenda apunta que los más pueden atesorar un punto de intratabilidad y los menos caracterizarse por una risa contagiosa. Pero lo que no se ha visto hasta ahora entre los que asisten a la convocatoria mensual del Intruso, y que se corrija esto si hay equívoco, es un poeta que los lleve a todos integrados. O, mejor dicho, que nos lleve a todos en su interior: a los majos y a los ásperos, a los clásicos y a los rompedores, a los del soneto y a los del verso libre, a los de puro y a los de colacao. Es decir, una especie de Fernando Pessoa, escritor que tuvo unos 72 heterónimos o personalidades literarias, algunas de las cuales desarrolló con tal profundidad que pudo representar en la vida real.

Pessoa, que escribió en portugués, va a ser hoy el hilo conductor de lo ocurrido en la pasada edición de Poetry Slam. El propósito de esta innovación es claro: dar un poco de enjundia y valor agregado (algo que está muy de moda) a esta crónica que, esperamos, agradezcan quienes lean.

“Gato que me miras con ojos de vida, ¿qué tienes allá en lo hondo?”, Magnificat. Fernando Pessoa

Ironía, estilo, despiste e improvisación. Luis J. Lambas, presentador del Poetry Slam, es un personaje más de la noche. Sin él nos perderíamos frases vacías o cargadas de significado como “podría hacer más de lo que hago pero acabaría muy cansado” o “el DJ envejece, los que están en la pista no”. Guía el espectáculo, lengua afilada, sin María Helena del Pino se vería como el Inspector Gadget sin Sophie.

“Vivir no es necesario, lo que es necesario es crear”. F. P.

O, de alguna manera, David Trashumante que, haciendo honor a su heterónimo ese miércoles se encontraba fuera tanto de su ciudad natal como de acogida. Sin embargo, el público madrileño lo recibió con calor y mucha atención, se escuchaba el vibrar de los Smartphone –la expresión el vuelo de una mosca ha quedado obsoleta como el Android 2.3– y es que irrumpir en el escenario con la boca cosida a pinzas de la ropa no es para menos (recomendamos no hacerlo). “Lo que pido es la palabra para decir lo que quiero”, dijo el poeta tras un atril en el que apoyaba un libro con tapas rojas y negras. ¿Sería para, de forma subliminal, recordarnos a Stendhal? A quien inevitablemente sí nos recordó fue al Insultologio de Pancracio Celdrán, espacio dedicado al origen de los insultos en el programa radiofónico “No es un día cualquiera”, al interpretar un poema compuesto por una retahíla de los más ingeniosos oprobios que finalizó con la palabra “banquero”, diríase que un agravio en los tiempos que corren.

1 – “Dicen que finjo o miento todo lo que escribo. No”, Esto. F. P.

El primer “poeta amateur” en salir, como llamó Lambas a los participantes, fue Lizántropo. Sacrificado de la noche o no, lo cierto es que obtuvo 22 puntos por una intervención sobre la ardua tarea de buscar piso en Madrid, una epopeya que confiesa pertenecer a su vida personal y que, a decir verdad, encaja en su estilo y habitual temática, pero, ¿el poeta es un fingidor? Un bajo marcador para las puntuaciones que se verán después, pero un poema ocurrente que despierta la sonrisa del público.

2 – “Aún la ausencia de ella es una cosa que está conmigo”, El amor es una compañía. F. P.

David Carretero, voz solemne, fuerte presencia, haikus en español. 24 puntos y una imagen flotando en el ambiente: “Duermo de lado haciendo la cuchara contra tu ausencia”.

3 – “Tengo más almas que una. Hay más yos que yo mismo. No obstante, existo”, Viven en nosotros innúmeros. F. P.

De existir y solo ser sin deber ser lo que se espera que seamos o “razones por las que nunca seré una musa” habló Boadicea a un público perplejo ante su siempre serena y firme voz, sin tinieblas ni temblores y una poesía clara en formato lista, algo que, ojo avizor, es lo más leído en prensa, el artículo estrella de la actualidad. 27 puntazos y pódium en la final.

4 – “Pues queréis que tenga un misticismo, bien: lo tengo”, Pues queréis que tenga… F. P.

El misticismo de Diego Mattarucco, el siguiente poeta en participar, viene de su incansable búsqueda algebraica del fondo en la forma de las palabras. Toda su producción se caracteriza por este signo; si fuera un heterónimo de Pessoa sería el cacofónico o aliterado que, lejos de generar ruido consigue hablar de los temas más profundos, como la libertad o la amistad, poesías elegidas para esa noche por las que obtuvo 24 puntos.

5 – “Soy una dispersión de trozos sobre un felpudo sin sacudir”, Apunte. F. P.

¿De qué habla Miguelillo Mora? De un pedo de Santa Teresa de Jesús o de John Lennon, Ghandi, Luther King. ¿Original, extravagante, experimental o sinsentido? Poesía o no, Mora hizo reír al público con sus lapsus de memoria, sus “cago en diez” intercalados y salidas de tono. 26 puntos y rozando la final…

6 – “Lo que mi alma ignora es lo que quiero poseer”, No quiero rosas, con tal de que haya rosas. F. P.

Tras una cita de Voltaire, Guillermo Rodríguez recitó un interesante poema sobre las diversas lecturas de la suerte, algo que las almas ignoran, cuya búsqueda es en vano pero que, sin duda, puede cambiar el curso de una vida. La suerte, si se cree en ella, el talento o ambos le dieron a este poeta 26 puntos, pero el azar hizo que, aunque cercano a pasar a la final, se quedara con las ganas.

7 – “Nada quitamos y nada ponemos; pasamos y olvidamos; y el sol siempre es puntual, todos los días”, Pasó la diligencia. F. P.
Pasó Andrés París, el siguiente poeta, como una diligencia, como un vendaval que congela el tiempo gracias a una hipnótica voz de doblador que detiene el pensamiento, casi literalmente: entre sus gestos que atrapan y distraen a la vez, su poesía de bioquímico -me entero de esto entre bastidores- vuelve a ser un discurso críptico, acepción que no le molesta. 27 puntos para el joven y final asegurada.

8 – “Hay suficiente metafísica en no pensar nada”. F. P.

O eso seguramente habrán pensado en el Peñón de Gibraltar, donde “se han cargado a Cervantes” convirtiéndolo en un “cadáver de cultura”, en palabras del poeta Yanito, que basó su intervención en esta aciaga noticia. Enérgico, impetuoso y poderoso en el escenario, Yanito denunció el inminente cierre de la sede del Instituto Cervantes en Gibraltar pero al excederse de los tres minutos, acabó con 24 puntos y el banquillo.

9 – “Tu voz habla amorosa… Tan tierna habla que me olvido de que es falsa su blanda prosa.
Mi corazón desentristece”, Tu voz habla amorosa. F. P.

¿Alguien te ha dejado y quieres decirle una de esas frases que tiñen la sangre de granate para siempre? Pues apúntate este hit que le brinda 27 puntazos a Pablo Cortina, el siguiente poeta que participó y que fue el ganador indiscutible de la edición de marzo: “Solo has sido una palabra que rimaba con azul”.

10 – ¡Ah, ese frescor en la cara de no cumplir un deber! F. P.

Desde el extrarradio madrileño, anunció Lambas, “Breve guía de cuatro años de legislatura”, un poema crítico de Antonio Díez lleno de frases para el recuerdo como “Todos somos iguales ante la ley si robaras” o “Prometemos inaugurar esta inauguración”, en clara alegoría al lenguaje de circunloquio y vacuidad de los políticos. El que fuera ganador en febrero se va a casa con 26 puntos.

11 – “Que haya injusticia es como que haya muerte”, Ayer el predicador de verdades propias. F. P.

Pablo Urizal, un poeta a quien si Wes Anderson conociera le ofrecería un papel en su próxima película, irrumpió cual intruso para despertar aún más si cabe al Pepito Grillo de cada asistente. “Vichyssoise, ablación; risotto, mutilación”, paralelismos sin tregua que nos recordaron la distancia inconmensurable que hay de unos mundos a otros. 24 puntos.

12 – “Me fui al campo con grandes proyectos. Pero sólo encontré allí hierbas y árboles”. Tabaquería. F. P.

La última poeta en recitar, segunda mujer de la noche, fue Cristina García, un rostro que empieza a ser habitual en el Poetry Slam. Impecable en su actuación y por ello merecedora de 26 puntos, su “solicitud de empleo a un prostíbulo”, si bien aderezada de ciertos ganchos fáciles, como las referencias explícitas al sexo, que suelen funcionar al menos para seguir captando la atención del público a estas horas, fue un interesante ejercicio de transversalidad para hablar de un tema actual: la precariedad laboral.

¡Hagan sus apuestas, lectores! Aunque, lo pasado pasado está, y la realidad es que el vencedor de marzo fue Pablo Cortina, quien recibió más aplausos que los otros finalistas, Boadicea y Andrés París, los tres con 27 puntos. El mejor público en años, en palabras de María Helena del Pino, por su generosidad en las puntuaciones, su escucha activa e inclinación al vítor, quedó libre para marcharse a sus casas en la fría y oscura noche y convocado a asistir a la Casa Museo de Lope de Vega el 21 de marzo a las 19:30 horas para un certamen especial de Poetry Slam en el Día Mundial de la Poesía. Ahora, que los aspirantes a participar escriban que “¿sentir? ¡Sienta quien lee!”, dijo Pessoa o, en el caso del Poetry Slam, quien escucha.

Nota: en abril por la Semana Santa no se celebrará Poetry Slam. Retomamos en mayo.

Siete Soles

Information

This entry was posted on March 10, 2015 by in Crónicas and tagged .