12 poetas ////// 3 minutos ////// El público decide

Crónica del II Poetry Slam Madrid en el Centro Penitenciario de Navalcarnero

centro penintenciario

Altas tapias, alambradas, puertas que se cierran automáticamente a nuestro paso, pasillos interminables con el techo de uralita. Los slammers han cambiado la noche por el día, los focos por un aula, los espectadores que libremente han acudido a verles sobre el escenario a internos que quieren cambiar su rutina para atisbar el mundo que hay más allá de los muros. Por segunda vez el Poetry Slam Madrid se traslada a la cárcel de Navalcarnero para llevar el slam a los presos gracias a la labor de Solidarios para el Desarrollo. Esta es la crónica.

Después de pasar tres controles, armados sólo de su cuaderno y la palabra, ochos slammers atraviesan pasillos interminables hasta acceder a un patio donde los internos los miran como a bichos raros. Algunos preguntan, se interesan, y cuando descubren que son poetas los que tienen ante sus ojos bromean, dejando por una vez el fútbol para hacer el viejo chiste que todo español sabe desde la infancia. Los slammers esperan pacientes mientras un preso bromea diciendo que él también es poeta, y “por qué Machado iba a ser bueno y yo no”. Al rato el grupo accede a un aula que poco después será ocupada por una treintena de internos dispuestos a dejar volar la imaginación con los versos que los poetas dejen en el aire.

Tras una intensa rueda de apretones de manos y saludos efusivos, los internos se colocan en grupos y se producen las presentaciones, realizadas al alimón por Marta de Solidarios y El Cable Azul. Y empieza el espectáculo. Le toca el turno de romper el hielo a Antonio Díez, con su “Jamás de los jamases”, y los primeros requiebros suenan ante un público expectante. Una larga serie de adverbios y locuciones chocan contra las paredes y el público asiente y ríe con ganas. La primera votación se salda con veintidós puntos. Un buen comienzo.

El sorteo lleva a Yanito a la palestra. El público bromea por grupos. “La dedocracia” lleva a los presos los problemas de la banca, de los políticos, de la vida en general con el gracejo que caracteriza al gibraltareño. Puede que estos problemas suenen lejanos para el respetable, pero la cosa se anima y Yanito es muy aplaudido. Treinta y tres puntos se consignan en la pizarra de esta peculiar aula escolar. La cosa se anima.

De nuevo el sorteo gira la rueda de la fortuna, que señala esta vez a Julio Qué Más Da. La “Vuelta a la rutina” flota en el ambiente y se siente el respeto, la tensión de la escucha, las caras de concentración en las manos de Julio, que habla de la soledad, de lo inútil de la vida cotidiana. El público estalla en una cerrada ovación. Un grupo de internos de acento caribeño se levanta entre vivas. La votación no deja lugar a las dudas. Otros treinta y tres puntos que empatan con Yanito. El pie pisa el acelerador.

Y entonces la diosa Fortuna señala a Tulia Guisado, la ganadora del pasado año, que es recibida con calor y jalear de público. Saluda y arranca sin miramientos su “Y por qué caer”. Las miradas, atentas, recuerdan las de los niños asombrados ante el mundo. Pero son adultos encerrados entre rejas. El respeto da paso a la admiración y el aplauso entusiasta. Caen treinta puntos del lado de la poeta. Esto ya no hay quien lo pare.

Y Fortuna quiere que sea ahora Munir quien se enfrente a un público concentrado y exigente. Desde su aspecto bohemio sus labios nos hacen un recorrido por la historia de ese animal que llamamos hombre en su “Soliloquio del africano”. El silencio apenas se rompe por un lejano tronar de altavoces. A todos ya se nos olvida dónde estamos, cuando la poesía es lo que nos une. El veredicto es también muy positivo: veintinueve puntos y un fuerte aplauso de agradecimiento. El mundo de fuera ya parece lejano.

Es entonces cuando la aguja señala a Pablo Cortina. Sentado entre los presos emerge el poeta, que les promete hablar de amor. Entre el público surgen risas cómplices. Pero Pablo advierte de que la cosa no va de ese amor que ellos piensan, sino de las cuitas que éste produce. Y “En mi opinión” provoca la carcajada de un público entregado que aplaude hasta enrojecer las manos. Pablo agradece el gesto y recibe la mayor puntuación hasta el momento. Treinta y siete puntos mientras un espectador anónimo pregunta al poeta qué opina de Cupido. La comunión entre slammers y platea es ya evidente. Está siendo una mañana memorable.

Entonces la suerte cae del primer interno que desea ser protagonista ante sus compañeros. Miguel Ángel nos comenta que estos versos pertenecen a una antigua canción que compuso hace mucho tiempo. “Razones” de la soledad, y a todos nos recuerda esa sensación que hemos sentido en algún momento de nuestras vidas y que el calor humano que nos rodea no consigue aplacar. Entre bromas, el respeto no vence a un público muy exigente con sus iguales. Veintiún puntos nos parecen pocos para tal valentía, pero el aplauso unánime sirve de premio. Hemos escuchado al fin a alguien de este lado. Y todo marcha.

Le toca en suerte saltar a la palestra a Silvia Nieva, que también es recibida con una gran ovación. Silvia ataca sin miramientos “La fecha de los yogures”, y los internos observan embobados a la poeta. El silencio impone. Todos compartimos la magia del momento, y la fuerza de las palabras aturden al respetable, que sólo acierta a premiar con veintisiete puntos sus palabras. No obstante, la comunión con los slammers ya es total.

Entonces la rueda termina de girar y es ya el turno postrero para El Cable Azul, que se presenta ante el público pidiendo que no se sientan solos, que el mundo es de tal modo que puede que todos terminemos aquí, pero nunca los que de verdad se lo merecen. “Nos hemos vuelto locos” cala en aquellos que juzgan el poema, y sus versos merecen veintinueve puntos que son aplaudidos con fuerza.

Esto parece acabar, pero al cronista no se le ha escapado que un interno sentado al lado de Tulia ha estado todo el tiempo escribiendo, por lo que ésta pide que salga al improvisado estrado a compartir su texto con todos los presentes. Pero no se atreve, y pide que lo haga una persona que se sienta a su lado, una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre que responde al nombre de Susana. Y ésta accede a regalarnos un hermoso texto que nos asombra a todos por su calidad, a pesar de su espontaneidad: “En la mañana fría”. Los miembros del Poetry aplauden la valentía, pero de nuevo sus iguales son más exigentes de lo esperado, y la puntuación se queda en veinticuatro puntos. Y termina así la fase previa, con un dulcísimo sabor en los labios.

Los finalistas son Yanito, Julio Qué Más Da y Pablo Cortina. Yanito nos habla del calamar y sus cuitas, y la memoria le falla a veces, para regocijo del respetable. Treinta y dos puntos son los primeros en subir a la pizarra. Luego, Julio encandila a los presentes con un poema en forma de pliegues de papel que tiene una única protagonista, que puede leerse cuando el papel es desplegado en su totalidad: la poesía. Se escuchan ayes de asombro y el aplauso es unánime. Treinta y cuatro puntos se consignan en la pizarra. Y entonces Pablo ataca su célebre poema sobre el metro de Madrid que provoca la carcajada y la ovación entusiasta del público. Unos rotundos treinta y siete puntos suben a la pizarra, que le convierten en el merecido ganador de este slam tan especial.

Una mañana inolvidable se cierra con sinceros agradecimientos de los internos, y efusivas despedidas. Por un momento todos fuimos más libres gracias a los poemas que tiñeron de color los muros de la prisión. Una vez más. Hasta el punto de que el camino de salida, tras pasar las mismas terribles puertas, pareció ser más brillante, y el aire menos denso cuando los slammers se dejaron retratar por un funcionario para recordar que el Poetry Slam Madrid cumplió su misión: que la poesía se colara de nuevo entre los barrotes.

 Federico Delgado Scholl

Sábado 2 de Marzo de 2013

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on March 4, 2013 by in Crónicas anteriores and tagged .