12 poetas ////// 3 minutos ////// El público decide

Crónica del Poetry Slam de Febrero de 2013 en El Intruso

cropped-logo-wp.pngUna de las definiciones que otorga la RAE al término “intruso” es la siguiente:

 
adj.Que se ha introducido sin derecho.
 
Pero mientras entro a la oscura claridad de El Intruso Bar(c/Augusto Figueroa nº 3), nueva sede del Slam, pienso que la RAE, en esta ocasión, se equivoca. El Poetry Slamno se introduce, pues ya hace mucho tiempo que vive, y nos hace vivir, en el paisaje poético de esta ciudad. Y decir “sin derecho” sería mentir, ya que la poesía es legítima en tanto en cuanto hace más digno al que la escucha. En definitiva, miente la RAE como miente el que piense que se puede ir a un Slam sin sorprenderse, sin reír, sin disfrutar, sin sentir, sin estremecerse.

En esta edición del Poetry Slam, después de la sesión anterior en la Universidad Autónoma de Madrid, contamos con el regreso del presentador Luis J. Lambas. Para aquellos asistentes que aún visten el frío de la calle, Luis es la candela que incendia a cualquiera: un speechcon mucho humor y dosis de poesía. El público, que llena El Intruso Bar, ríe y aplaude. Se explican las normas del Slam: tres minutos por poeta, el turno de intervención elegido al azar por una mano inocente, y la puntuación la otorga el público escribiendo su valoración, del 1 al 10, en las pizarras repartidas a golpe de pelota. Empieza el espectáculo. Ya llega el baile de poetas y versos.

El venezolano Carmelo Latassaes el primero en recitar. Su poema “Deriva hacia otros aciertos” le otorga 18 puntos. Cinco puntos más, 23 en total, se lleva la poetisa que le sigue, Susana Ruiz, que al subir duda si usar micrófono o recitar a plena voz, con su poema “Mi querencia es el espacio que dejo para guardar tu recuerdo en mi maleta”.

Con versos como “se me caen las primaveras de los poemas” o “a veces eres tan invierno que no se volverme sol”. La Chica Metáfora, siguiente en recitar, demuestra que su nombre de guerra es el vestido que mejor le sienta y que su poesía es pura seda. Son 24 puntos los que recibe por su arte.

Turno para Nines La Perraque aparece en escena cantando cual Lina Morgan. Nines nos habla, en verso, de sus malas costumbres. Recita “tengo la mala costumbre de tener mala costumbre”. Se traba al tercer verso, el Slam es grande y se nota en los nervios de los poetas, pero la protagonista continúa su poema. Más versos, más Nines, “tengo la mala costumbre de ser esclava de mis malas costumbres”, más La Perra, más pizarras arriba al finalizar los ripios: 16 puntos para Nines La Perra.

Llega el quinto poeta del Poetry Slam: Félix Denuit. Luis, nuestro presentador, dice que Félix ha venido desde Cataluña; y no sé si el viaje le ha inspirado o no, pero lo que si sé es que su “Oda a los alimentos” es de las mejores intervenciones que se han podido ver en los últimos meses del Slam. Gran humor y creatividad en un poema que se subdivide en “Oda a las hortalizas”, “Oda a los frutos del mar”, “Oda a la carne” y “Oda a los postres” (ésta, oda en tres partes: Fruta, Dulces, Frutos secos). Félix Denuitsorprende y divierte en Madrid. Son 25 puntos bien merecidos para este cocinero de la poesía.

De presentador a presentador, y de presentador a poeta: Luis J. Lambasllama a subir al escenario a Julio Qué Más Dá, que fue presentador del Poetry Slamde enero que tuvo lugar en la UAM. Julio, místico e intimista, nos cuenta el misterio de la poesíaa golpe de ripio. Vientos de otros tiempos en el poema de Julio, que cual orador de romance, lee su poema de un papel que se va desdoblando para, al finalizar, mostrarnos escrita la palabra POESÍA. Magia. Julio. 24 puntos. Qué más dá.

Llega el séptimo poeta. Sube al ring (…virtual, que es el escenario) el boxeador, campeón de campeones, Pablo Cortina. Su poema “Esclavos” golpea con guantes de belleza en el punching de los oídos del público. Gancho de izquierda: “La esclavitud es como un mantra / disuelto como sal, o como azúcar / entre las haches y las oes del agua“. Gancho de derecha: “algunos llaman agua al caldo de los mares / si no han probado nunca nada insípido, / o llaman agua dulce al agua con azúcar“. Golpe al frente: “río en el olvido que hasta las rocas del pasado dulcifica“. KO. Suena la campana de los aplausos. Son 20 puntos para Pablo Cortina.

Llega el turno para Vanessa Torres. Arranca su intervención llameando, por la boca, el verso: “Quema el fuego / sin ser aún fatuo”. Un bonito poema de amor-desamor: “quizá me queme otra vez de esperanza”,“Hueles a azufre oxigenado / y mis versos te hieren / los dedos”, “Me quemas tanto que duele”. Arden las pizarras: 22 puntos calientan la noche.

Tras Vanessa Torres, otro habitual del Poetry Slam: Yanito. Poema hermoso, desencarnado y visceral, a su amor Susana. “Susana, Susana, su… su…tsu-nami de amor”. La piel del alma de gallina y 22 puntos para Yanito.

Siguiente turno, intruso por derecho, para el gran Diego Mattarucco. Explota la bomba Mattarucco en su poema “El vector de la victoria” frente a los ojos desorbitados y atónitos del personal. Diego es caso aparte, su poesía cacofónica, su intensa manera de recitar, su desaire de hacer suyo el escenario (y el local entero) no deja indiferente a nadie. Gran ovación a versos como “nos torean y vitorean” o “en nuestro ser está nuestro sanatorio / y en nuestra labor nuestro laboratorio”. Y a los aplausos que ensordecen El Intruso Bar, le siguen las pizarras vencidas y rendidas: 29 puntos para Diego Mattarucco.

Y con el público aún revolucionado con lo que acaban de ver, sube la última poetisa de la noche: Sagrario del Peral. Aunque han pasado ya muchos poetas, Luis J. Lambastiene que repetir las normas a Sagrario mientras ésta, sube y baja del escenario, se coloca los pantalones, se sienta en el taburete del presentador y anuncia que va a leer algo que acaba de escribir camino del Poetry Slam. Que la poesía puede ser panfletaria es cierto, pero esta vez al público no le gusta que un panfleto, que una serie de proclamas y frases, sea poesía; y aunque el recitado acabe con una cita al gran poeta Batania“vuestro nivel de vida es nuestro nivel de muerte” las puntuación popular dice que son 15 puntos para Sagrario del Peral.

Tiempo para la final de este I Poetry Slam en El Intruso Bar.Cuatro finalistas: Julio Qué Más Dá, Chica Metáfora, Félix Denuity Diego Mattarucco. Cada uno lee un poema: los aplausos (aplausómetro) del público decidirán el ganador. Empieza Julioque recita, micro en mano, un poema de memoria: “escucha tú, mortal, que en el cielo habitas…”. Le sigue La Chica Metafóracon su “No lo rescates”, “utilicemos el como un superpoder para echarle cojones a la vida”, “seamos lo peor / pero su puede ser / equivocándonos juntos”. Félix Denuitse convierte en superhéroe para hacer del escenario piel y del micrófono estigma: “ya no sé cómo decir que no tengo nada que decir”. Y finalmente Diego Mattaruccoarrolla con su “España se despeña”, y aunque a mitad de poema el micrófono se rompe, y tiene que acabar inundando a los presentes con su voz, se lleva la mayor ovación de la noche.

Diego se proclama campeón, y entre las sonrisas de un público que ha disfrutado del Poetry Slam, se va para casa con su premio debajo del brazo: el libro de “Metamorfosis” de Ovidio.

La poesía ha demostrado una vez más que es el diálogo perfecto para la conversación de los días. Volverá el Slam, el primer miércoles del mes próximo, con muchas más cosas que decir, y lo hará en el mismo escenario: El Intruso Bar en Calle Augusto Figueroa nº 3.

Gonzalo Benito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on February 14, 2013 by in Crónicas and tagged .